Tecnología

¿La tecnología mejora nuestra vida o nos distrae de ella?

Vivimos rodeados de pantallas. En nuestra casa, en el subte, en la vía pública, en el trabajo, en el supermercado... ¿Cuál es el impacto que tiene tanta tecnología en nuestra vida? ¿Modifica nuestra salud, nuestras interacciones, nuestro humor? Nos encontramos tan inmersos en ella, que se ha desarrollado una nueva perspectiva con el objetivo de equilibrar nuestras actividades en el mundo online y offline: el bienestar digital. 

 

Los efectos del uso excesivo de internet y de la tecnología vienen siendo discutidos desde hace más de veinte años. Por eso, el bienestar digital surge como un concepto amplio que hace referencia a cuánto espacio y tiempo le queremos dedicar a la tecnología en nuestra vida. Abarca la efectividad en el uso de Internet, las estrategias para lidiar con el exceso de información, y la creación de identidades digitales positivas, entre muchas otras dimensiones. Este bienestar propone utilizar a la tecnología para mejorar nuestra calidad de vida y no para que pase a ser el centro absoluto de ella. Por eso, cada equilibrio de bienestar digital es personal. Si aplicamos el concepto de bio-individualidad, podemos decir que cada uno de nosotros traza sus propios límites y necesidades en cuanto al uso de la tecnología. Lo importante aquí es alinear nuestro objetivo de bienestar digital con el uso consciente que hacemos de los distintos dispositivos. 

 

En línea con este concepto, Google lanzó la herramienta Digital Wellbeing, mientras que Apple creó su respectivo Time Screen, para administrar nuestro tiempo en las distintas pantallas. La primera función de estas herramientas es concientizarnos: ¿sabemos cuánto tiempo pasamos mirando la pantalla de nuestro celular? Para ello, miden con qué frecuencia usamos distintas apps y cuántas notificaciones recibimos, informándonos sobre nuestros hábitos online y permitiéndonos analizar si están alineados con el tiempo que desearíamos invertir en ellos. Su segunda función es la posibilidad de establecer límites de uso mediante la introducción de controles para evitar que pasemos más tiempo del que querríamos en nuestros dispositivos. Estas herramientas buscan recuperar el control de nuestra vida digital, en el caso de que nos hayamos sorprendido al ver cuánto tiempo invertimos en distintas pantallas.  

 

Tanto Digital Wellbeing como Time Screen son solo opciones para empezar a trabajar en nuestro bienestar digital, utilizando al celular como punto de partida. El primer paso es identificar la cantidad de atención que invertimos en nuestros dispositivos, para luego transformar esta interacción en una más significativa y eficiente. Siguiendo este camino, podremos empezar a utilizar a la tecnología de manera consciente, para volver a lo que realmente importa: nuestra vida fuera de las pantallas. 

Leer más

Liderazgo

Se necesitan más líderes empáticos 

Trust Building

Del Team Building al Trust Building

Redefinición de carrera

Nunca es tarde para redefinir nuestra carrera profesional